Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 12 de Junio de 2024

banner

Cotizaciones

El BCE mantiene el rumbo pese a los problemas del sector bancario, pero se muestra más cauto sobre nuevas subidas

Subida de tipos de 50 puntos básicos: En su reunión de ayer, el Consejo de Gobierno subió sus tipos de interés en otros 50 puntos básicos, situando así el tipo de depósito en el 3% y el tipo repo (refinanciación) en el 3,5%.

El BCE mantiene el rumbo pese a los problemas del sector bancario, pero se muestra más cauto sobre nuevas subidas

· En su reunión de ayer, el Consejo de Gobierno del BCE subió los tipos de interés oficiales otros 50 puntos básicos, a pesar de los últimos problemas del sector bancario. Sin embargo, ya no manifiesta su intención de subirlos en la próxima reunión, sino que menciona que "el elevado nivel de incertidumbre refuerza la importancia de un enfoque dependiente de los datos".

· La inflación sigue siendo el centro de atención del BCE. Aunque la senda de inflación prevista se modificó a la baja, se prevé que el aumento de los precios siga estando por encima del objetivo en 2025. Sin embargo, el Consejo de Gobierno (CG) señaló que las proyecciones actualizadas de los expertos se concluyeron antes de las últimas tensiones del mercado, lo que sugiere un potencial a la baja.

· La inflación y la estabilidad financiera se consideran cuestiones separadas, y el sector bancario se considera "resistente, con sólidas posiciones de capital y liquidez". Sin embargo, el CG "sigue de cerca las actuales tensiones del mercado y está preparado para responder en caso necesario", viéndose "plenamente equipado para proporcionar liquidez" en caso de necesidad.

· La presidenta Lagarde se mostró mucho menos agresiva que antes de los problemas de SVB/Credit Suisse. Aunque aún queda terreno por recorrer, la incertidumbre en torno a los tipos es elevada. Las futuras decisiones sobre los tipos dependerán de las perspectivas de inflación a la luz de los datos económicos y financieros que vayan llegando, de la dinámica de la inflación subyacente y de la fortaleza de la transmisión de la política monetaria.

· Aun reconociendo las enormes incertidumbres relacionadas con las tensiones bancarias y su repercusión en el crecimiento y la inflación, ahora esperamos que el BCE reduzca su ritmo de subidas de tipos a otros dos aumentos de 25 puntos básicos y suba hasta un máximo del 3,5% en junio. Los riesgos se inclinan hacia un menor endurecimiento y están relacionados principalmente con la fuerza y la persistencia de los problemas de los mercados financieros.

Sin embargo, a diferencia de la última reunión, no se comprometió a nuevas subidas.

El CG mantiene una visión positiva de la recuperación, pero las previsiones no tienen en cuenta los problemas del sector bancario: El marco macroeconómico en el que el CG debe tomar sus decisiones ha mejorado. En comparación con diciembre, las proyecciones macro actualizadas ya no contemplan una contracción de la actividad a principios de año. Se prevé que la recuperación continúe y el crecimiento previsto para 2023 subió al 1% (desde el 0,5%). Sin embargo, la expectativa de crecimiento para 2024 se redujo al 1,6% (desde el 1,9%), lo que implica acumulativamente todavía un aumento. No obstante, los riesgos para la actividad se inclinan a la baja y el CG es consciente de que "unas tensiones persistentemente elevadas en los mercados financieros podrían endurecer las condiciones crediticias más de lo previsto y mermar la confianza". También subrayó que las proyecciones se finalizaron antes de las últimas tensiones del mercado, lo que sugiere que tienen menos impacto en las decisiones de política monetaria de lo habitual. En la conferencia de prensa, la presidenta Lagarde hizo una gran advertencia sobre la fiabilidad del escenario de referencia.

La inflación se mantendrá por encima del objetivo durante el horizonte de previsión: La inflación por encima del objetivo sigue siendo el principal reto para el BCE. Sin embargo, el retroceso de los precios de la energía y de las materias primas ha provocado una revisión a la baja de las previsiones de inflación general para 2023 (del 6,3% al 5,3%) y 2024 (del 3,4% al 2,9%), pero la previsión para 2025 del 2,1% (desde el 2,4%) se mantiene por encima del objetivo. Y lo que es más importante, la inflación subyacente se situará en una media del 2,2% en 2025. La presidenta Lagarde dejó claro que la elevada presión inflacionista subyacente sigue siendo motivo de preocupación y que todavía hay enormes presiones en ciernes, con indicadores de inflación subyacente que todavía no van en la dirección correcta. También siguen sobre la mesa el riesgo de efectos secundarios y la preocupación por las expectativas de inflación. En conjunto, el CG considera que "se prevé que la inflación se mantenga demasiado alta durante demasiado tiempo".

El BCE tratará por separado los riesgos de inflación y de estabilidad financiera: En la sesión de preguntas y respuestas, la presidenta Lagarde aclaró que el BCE no ve una disyuntiva entre la estabilidad de precios y la estabilidad financiera. Reconoció que la evolución de los mercados financieros repercute en la economía real, pero subrayó que dispone de herramientas para hacer frente por separado a la inflación y a las turbulencias de los mercados, mediante subidas de tipos y provisión de liquidez, respectivamente. Se considera "plenamente equipado para proporcionar apoyo de liquidez" en caso necesario. Preguntada por el TPI (Instrumento para la Protección de la Transmisión) para hacer frente a los riesgos de estabilidad financiera, Lagarde declaró que aún no se había debatido, lo que sugiere que también podría convertirse en una opción. Por otra parte, tanto ella como el vicepresidente de Guindos subrayaron que consideran que los bancos europeos son resistentes gracias a sus sólidas posiciones de capital y liquidez y a una supervisión continuada.

Aún queda camino por recorrer: En general, dado que "se prevé que la inflación se mantenga demasiado alta durante demasiado tiempo", existe claramente margen para nuevas subidas de tipos. En el CG hay consenso al respecto. La decisión de ayer fue respaldada por una "mayoría muy amplia" y, al parecer, se adoptó en un tiempo récord. Además, no se debatieron otras propuestas y los disidentes no tenían puntos de vista fundamentalmente diferentes.

Los males del mercado financiero empujan al BCE a una verdadera dependencia de los datos: Dicho esto, el CG es plenamente consciente de que los actuales males de los mercados financieros complican su trabajo. A diferencia de las reuniones anteriores, no hubo mención alguna a futuras subidas de tipos previstas. En un enfoque verdaderamente dependiente de los datos, las decisiones se toman en función de la "evaluación de las perspectivas de inflación a la luz de los datos económicos y financieros entrantes, la dinámica de la inflación subyacente y la fortaleza de la transmisión de la política monetaria".

Menores subidas de tipos y un tipo máximo más bajo debido a los problemas del sector bancario: Creemos que los riesgos para la estabilidad financiera inducidos por el sector bancario desencadenarán un endurecimiento más cauteloso a partir de ahora. Los principales canales son el efecto sobre los precios del petróleo y las materias primas a través de la reducción del crecimiento en EE.UU., un golpe a la confianza y el endurecimiento de las normas de concesión de préstamos, además de lo ya conseguido por una subida de tipos sin precedentes de 350 puntos básicos acumulativos en un año. Incluso si los bancos europeos no cayeran en problemas similares a los de la SVP, es probable que las normas de concesión de préstamos aumenten aún más, arrastrando así el crecimiento y la inflación. En nuestra opinión, esto justifica una política mucho más prudente. La época de las grandes subidas de tipos (50 puntos básicos) probablemente haya pasado. Pero dado que el mandato del BCE se centra en la inflación y que las perspectivas siguen siendo difíciles, seguimos previendo nuevas subidas. En este punto discrepamos con los mercados que habían reducido fuertemente sus expectativas de subidas de tipos del BCE y no preveían en absoluto nuevas subidas de tipos justo antes de la reunión. Pero, en nuestra opinión, el CG se embarcará ahora en subidas menores de 25 puntos básicos. El empeoramiento de las perspectivas de crecimiento y el cambio a la baja de la senda de inflación nos han llevado a reducir la previsión de tipos máximos al 3,5% (desde el 3,75% anterior). Ahora sólo esperamos otras dos subidas de 25 puntos básicos. Aunque nuestra hipótesis de base para las subidas sigue siendo mayo y junio, el CG también podría preferir aplazar la segunda subida al tercer trimestre si la incertidumbre es demasiado elevada. Incluso vemos que el riesgo se inclina hacia menos subidas si las tensiones de los mercados financieros tienen consecuencias más graves.

Ampliar Noticia

banner