Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Jueves, 13 de Junio de 2024

banner

Cotizaciones

“Semana de alto voltaje”

La quiebra del SVB en EEUU el fin de semana pasado, así como el aumento de las preocupaciones sobre el futuro del banco Credit Suisse en Europa, han despertado los fantasmas de la crisis financiera de 2008.

“Semana de alto voltaje”

Todos los expertos y analistas del mundo financiero, se han apresurado a explicar que no estamos ni remotamente, ante la posibilidad de volver a vivir el drama de 2008. Entre las lecciones que entonces de aprendieron, fue aumentar las exigencias regulatorias en los bancos, para aumentar su solvencia y liquidez, precisamente para poder enfrentarse a situaciones como las actuales.

La situación es diferente en el sistema financiero americano, que en el Europeo. En la época Trump se flexibilizaron las exigencias regulatorias para los bancos llamados “regionales”, que son los que no dependen de la Reserva Federal, sino de los supervisores estatales. Las subidas de tipos tan verticales, tienen como efectos secundarios las tensiones financieras, que complican la situación para aquellos bancos que tienen menos solvencia o liquidez.

El problema de Credit Suisse no ha surgido ahora, sino que viene de finales del año pasado, que ya tuvieron que hacer una importante ampliación de capital y poner en marcha un plan estratégico para encontrar viabilidad a su futuro. El que haya vuelto a la actualidad y a tener que ser ayudado por el Banco Central de Suiza, es consecuencia directa del temor a que se pueda ver afectado negativamente por las consecuencias de las subidas de tipos y por el efecto contagio de los sucedido en EEUU.

Los expertos consideran que las consecuencias de las turbulencias financieras vendrán más de la mano de que los bancos centrales serán más cautos en su dinámica de subida de tipos, así como una mayor restricción de los bancos comerciales a la concesión de créditos, lo que puede suponer una mayor desaceleración de los crecimientos económicos y por ello una ayuda adicional a controlar la inflación, que es el objetivo principal desde el año pasado.

Alex Fusté, economista jefe de Andbank, considera que con todo lo sucedido, estamos más cerca de ver el final de las subidas de tipos, así como el inicio del ciclo alcista, algo que hasta ahora no se vislumbraba en el horizonte, aunque no será inmediato.

A efectos de los inversores, la principal conclusión la pueden extraer en que las oportunidades de los mercados de renta fija de duraciones medias, sobre todo gubernamental y de empresas de calidad, cobran cada día más protagonismo, frente a los mismos activos a corto plazo, que ahora pueden parecer atractivos, pero que dentro de unos meses, e incluso dentro de un año, cuando venzan, serán vistos como una inversión errónea, que provocará pérdidas de oportunidad en plazos superiores con rentabilidades superiores.

Las caídas actuales en renta variable, para inversores de medio y largo plazo, son las primeras oportunidades claras que han presentado este año para entrar en el mercado y dejar a los gestores hacer su trabajo, seleccionando compañías y momentos de compra, para recoger la cosecha cuando llegue el mercado alcista.

María Jesús Soto
Directora El Inversor Inquieto

banner