Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

banner

El agitado panorama que nos dejó octubre

La saga del brexit continúa: ahora se han convocado elecciones generales para el 12 de diciembre y la UE ha aceptado retrasar nuevamente la salida del Reino Unido hasta el 31 de enero de 2020. Preparémonos para una agria campaña electoral llena de las habituales verdades a medias.

El agitado panorama que nos dejó octubre

Desafortunadamente, octubre estuvo marcado por la agitación social en muchas partes del mundo. Barcelona fue, de nuevo, foco de importantes protestas por parte del separatismo catalán mientras que en Santiago de Chile se produjeron graves disturbios tras el aumento de las tarifas del metro.

Ecuador, Indonesia, Francia, Rusia, Reino Unido y el Líbano también sufrieron graves disturbios mientras que en Hong Kong continuaron las protestas diarias en la calle. Y, prácticamente en todas partes, fuimos testigos de las manifestaciones organizadas por el movimiento ecologista Extinction Rebellion.

Parece que todo el mundo está descontento o enfadado por casi todo. Para quienes llevan por aquí desde la Segunda Guerra Mundial, esta actitud resulta desconcertante, ya que el nivel medio de vida ha mejorado extraordinariamente en la mayor parte del mundo. En este sentido, podemos mencionar el desarrollo de China, donde el salario medio nacional ha aumentado 38 veces desde 1990 y hasta 55 veces en Pekín (según datos de CEIC), sin que prácticamente se haya visto erosionado por la inflación, que se ha mantenido cerca del 3% medio durante gran parte del periodo.

Desconocemos hacia donde se dirige toda esta agitación social pero dudamos de que vaya a desaparecer pronto.

Pasando a otros temas menos polémicos, destacamos que el FMI ha vuelto a reducir sus previsiones de crecimiento mundial en su actualización de octubre. El organismo estima ahora que la producción mundial crecerá un 3,4% en 2020 , un 0,1% menos de lo que preveía en julio.

El FMI señala que la economía mundial experimenta una desaceleración sincronizada de la manufactura y el comercio. Algunas de las principales rebajas de las previsiones de crecimiento afectan a las economías avanzadas de Asia, incluidos Hong Kong, Corea del Sur y Singapur, dada su exposición a la ralentización del crecimiento de China y a los efectos secundarios de las tensiones comerciales entre el gigante asiático y EE.UU., un conflicto que no parece que vaya a resolverse próximamente.

Canadá celebró elecciones generales en octubre. El candidato del Partido Liberal, Justin Trudeau, revalidó su victoria por poco y tendrá que formar un Gobierno en minoría. Curiosamente, el partido separatista Bloc Quebecois ha aumentado significativamente su número de escaños, de los 10 que ganó en 2015 a los 32 actuales. Trudeau ha protagonizado controversias y se ha visto involucrado en algún escándalo político pero, a pesar de todo, la economía canadiense ha registrado buenos resultados. Quizás su victoria se explique por la famosa frase: ¡Es la economía, estúpido!.

Mario Draghi ha dejado su cargo como presidente del Banco Central Europeo (BCE). Hace poco, Draghi rebajó los tipos de interés hasta niveles aún más negativos y anunció la reanudación del programa de expansión cuantitativa (compras de bonos por valor de 20.000 millones de euros al mes). En nuestra opinión, la expansión cuantitativa (QE) ha agotado su recorrido (si es que en algún momento tuvo recorrido) y parece que muchos funcionarios sénior del BCE comparten este punto de vista.

Como hemos afirmado muchas veces, creemos que una QE prolongada (o cualquier tipo de QE) debilita la confianza, genera enormes distorsiones y diezma las rentabilidades esperadas de los fondos de pensiones. En otras palabras, intentemos parar esta absurda QE, volver a tipos de interés positivos y dejar que funcione la economía de mercado.

A lo largo del mes, nos llamó la atención el anuncio de que Dyson, la empresa británica famosa por sus aspiradoras, abandona su objetivo de construir un coche eléctrico. Aunque esta decisión no nos sorprende, sí que nos decepciona porque todo lo que fabrica James Dyson es sumamente innovador. Ahora nunca lo sabremos.

La Fed ha rebajado sus tipos de interés del 2,25% al 2% en un contexto interesante: la tasa de desempleo estadounidense se sitúa actualmente en el 3,5%, el nivel más bajo desde 1969, y los datos trimestrales del PIB real publicados recientemente revelan que la economía nacional crece a una tasa anualizada del 1,9%, una cifra algo mejor de lo esperado. Así que no lo entendemos. La Fed se está quedando sin potencia de fuego para la próxima vez que la necesite, y sin duda la necesitará, ya que muchos de los problemas ligados a la Gran Recesión siguen sin resolverse.

En el momento de escribir estas líneas y usando los índices MSCI en moneda local del 30 de octubre, observamos avances en muchos de ellos, por ejemplo, del 4,8% en Japón y del 3,9% en Alemania. Si este resultado es un objetivo no declarado de los diversos episodios de QE, entonces ha sido todo un éxito.

Por otra parte, los bonos de referencia a 10 años sorprendieron porque en general registraron pequeños aumentos de tires. Por ejemplo, el bono estadounidense pasó de rendir un 1,7% a un 1,8% y el británico, de un 0,4% a un 0,6%. Aquel que intente seguir o, incluso, explicar mes a mes los movimientos de los rendimientos de los bonos o las cotizaciones bursátiles es, sin duda, una persona valiente.


banner