Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

banner
JPM

Claves a la hora de fijarse en el dividendo

Muchos inversores que buscan ingresos estables se fijan en el dividendo a la hora de seleccionar inversiones en un momento como el actual, de plena madurez del ciclo. Sin embargo, hay varios aspectos a considerar en esta elección. Lo principal está en que sea sostenible en el tiempo.

Claves a la hora de fijarse en el dividendo

No todas las compañías pueden mantener en tiempo su retribución a los accionistas, por eso la selección es clave a la hora de invertir con arreglo a esta premisa. Joyce Gordon, gestora de Capital Group, recuerda una de las grandes lecciones aprendidas durante la crisis financiera de 2008: que “a estas alturas del ciclo es conveniente evitar las empresas con una gran deuda” porque estas “se enfrentan a múltiples desafíos. Por ejemplo, algunas sociedades hoy emiten deuda para recomprar acciones y pagar sus dividendos, en lugar de utilizar el flujo de caja disponible”. 

Se trata de una práctica entendible, dados los niveles bajos de los tipos de interés, pero a juicio de esta gestora “puede tratarse también de una señal de advertencia. Si los tipos aumentan y una compañía tiene problemas para financiar su deuda, probablemente tenga que considerar reducir su dividendo o reducir la recompra de acciones”.

Es por esto que Gordon recomienda centrarse en “las compañías de mayor calidad con balances muy sólidos que presentan menos probabilidades de sufrir problemas de financiación y son capaces de mantener los pagos de dividendos si entramos en recesión”. Recomendación que comparte Óscar Esteban, responsable de ventas de Fidelity Internacional para España. “Buscar compañías que repartan dividendo estable y creciente nos permite un colchón bastante interesante”, destaca. Empresas que posibilitan, además, reducir la volatilidad de una cartera. Desde Fidelity también consideran determinante que las compañías que se seleccionen “no tengan que recurrir a préstamos para pagar esos dividendos” o que el dividendo que repartan suponga una parte pequeña del beneficio “para que el resto del beneficio se reinvierta en la compañía para seguir creciendo”, subraya Esteban.  

Fuerte recompra de acciones

A juicio de los expertos de Unigestion, en el contexto actual de elevadas incertidumbres y de crecimiento global bajo, “las empresas tienden a posponer sus gastos de capital y devolver capital a los inversores a través de operaciones de recompra” de acciones. Y esto, combinado con una financiación barata “ha resultado en que las empresas estadounidenses sean los mayores compradores netos de acciones estadounidenses en la última década, recomprando más de 5 billones de dólares desde la crisis financiera”. 

Desde esta firma creen que “en contraste con las expectativas de ganancias mucho más optimistas, el mercado de dividendos está valorando un anémico crecimiento anual de 0.7% durante la próxima década”. Un dato llamativo, sobre todo si tenemos en cuenta que el crecimiento del dividendo por acción del S&P 500 nunca ha promediado menos del 2,2% en ningún período de 10 años desde 1950. Es por esto que, desde Unigestión subrayan la idea de que “claramente, los dividendos del S&P 500 y el mercado subyacente cuentan dos historias diferentes”, de manera que ven una oportunidad atractiva “de valor relativo en la compra de futuros de dividendos y la venta de futuros de S&P 500 en su contra”. Es decir, consideran que podemos estar ante un ratio riesgo-recompensa atractivo para las estrategias carry de dividendos.

banner